Cómo puede ayudar el familiar, pareja o amigo al que está en proceso de duelo.

Duelo

Duelo

¿Cómo puedo ayudar a mi pareja cuando se le acaba de morir un familiar cercano? ¿Cómo puedo acompañarle? Si le escucho hablar sobre su pérdida ¿fomento su dolor? ¿Debo forzarle a hablar si no lo hace? Etc..

Si partimos de la base que cada proceso de duelo es único entonces entenderemos que su vivencia y el tipo de necesidad de cada individuo también será único. El principio que se ha aplicado a los siguientes consejos están basados principalmente en el respeto, compañía, individualidad, empatía, conocimiento general de la psiquis humana y sentido común. De nada servirá la lectura del artículo si no va acompañado de tu reflexión personal,  el filtro de tu individualidad y de tu análisis de la situación.

Consejos prácticos:

1. Muéstrate mas cercano. Esto significa que estés dispuesto a acompañar a escuchar y a comprender, manifiestaselo de forma explícita (verbalmente y a través de tus actos). Escucha , no intentes evitar sus expresiones de dolor o ira que muchas veces podemos considerar negativos, ya que esto probablemente le dará serenidad.  No intentes arreglar nada (sobretodo en las primeras etapas del duelo), ni intentar mitigar su dolor a través de frases hechas o razonamientos, lo mas importante es que se sienta acompañado. Mostrarse mas cercano también incluye la posibilidad de respetar e intentar comprender sus momentos de soledad buscada, siempre y cuando sepa que cuando decida salir de ello hay alguien que le está esperando. La proximidad física, abrazos, muestras de afecto, etc.. suele ser reconfortante.

2. Muestra una empatía controlada. Es decir, ponte en su lugar e imagina por lo que está pasando, pero sé también consciente que su dolor y todo lo que está viviendo es único. Lo mas importante es que puedas preguntar y mostrar interés real por lo que siente, no es momento de dar consejos. Si tu o alguien muy cercano también habéis pasado por algo parecido podéis exponerlo en común en alguna ocasión, pero siempre respetando la individualidad de cada uno a la hora de vivir el duelo.

3. Sé paciente. Muchas veces te vas a encontrar que la persona está irascible, hipersensible o con cambios bruscos de humor. Sería muy positivo que para canalizar esos sentimientos se le fomente la realización de actividades, hobbies, paseos, de expresión, etc.. ya sea  acompañado o  de forma individual. La paciencia y la compresión tienen que ir acompañados también de la posibilidad de poner límites a ciertos comportamientos. Por ejemplo no podríamos nunca permitir si agrede o falta al respeto a alguien de su entorno.

4. Cuida. También en lo mas básico, sobretodo en los comienzos, cómo puede ser la atención a su alimentación, higiene, tareas domésticas, etc.. Intenta contrarrestar su posible tendencia al abandono o autodestrucción. Toma la iniciativa en aquellas cosas que veas que le cuesta hacer. Cuidar incluye también distraer y fomentar tareas saludables, como el ejercicio físico.

5. Apoya sus posibles rituales. Cómo visitas al cementerio, misas ya que los rituales de duelo ayudan a las personas a realizar el duelo, proporcionándoles una estructura socialmente aceptada.

Si te ha gustado o crees que este artículo puede ayudar compártelo.

Anuncios

Vivencia del duelo: Principio de normalidad y recomendaciones.

El duelo

El duelo

¿Qué es el duelo? ¿Cómo diferenciar un duelo patológico de uno normal? ¿Cómo puedo sobrellevarlo?   etc…

Lo primero que debes saber es que el proceso y  vivencia del duelo es totalmente personal; por lo que tu forma de experimentarlo es única, no obstante conocer al menos de forma aproximada las fases por las que vas a pasar y poder discernir entre lo normal y patológico va a ser una de las principales claves para poder sobrellevar la pérdida y el dolor.

Cómo siempre, recomiendo que ante cualquier situación importante que se presente en tu vida hay que empezar por hacer un análisis de tu situación. En este caso particular sería conveniente comenzar por leer y/o informarse sobre los principios teóricos del proceso del duelo y analizarlo para tu caso particular, teniendo en cuenta el tipo de relación, vínculo, posibilidad de despedida, etc… que has tenido con el objeto de pérdida. En segundo lugar haciéndo un análisis personal que te haga predecir y entender cada momento del duelo; ayuda mucho revisar cómo fueron tus procesos de duelos anteriores, despedidas, frustraciones, estilos de afrontamiento ante situaciones adversas, cómo has echado de menos a seres queridos, etc..

El artículo está dividido en dos partes; la primera parte es una breve introducción sobre las diferentes fases del duelo y principios básicos del duelo no patológico con el objetivo de iniciar la comprensión de la situación y una segunda parte de recomendaciones generales que podrán ser útiles siempre y cuando las adaptes a tu estilo personal, las interpretes y puedas hacerlas propias.

1. Fases y proceso de duelo.

1. Fase de Negación. Niegas a ti mismo que ha ocurrido la pérdida o a través de tus actos o con la relación con tu entorno.

2. Fase de Enfado, Indiferencia o Ira: Te sientes eufórico, normalmente con bastante fuerza vital que la canalizas hacia el enfado, ira o buscando culpables o causas de la pérdida o incluso buscas razones ajenas que expliquen tu estado emocional.

3. Fase de Negociación. Negocias los pros y contras de la pérdida. Intentas buscar soluciones y compensaciones incluso muchas veces sabiendo que en el fondo no es un remedio.

4. Fase de Dolor Emocional. Se siente tristeza por la pérdida. Puedes tener algún episodio o varios de depresión que no serán crónicos.

5. Fase de Aceptación. Se admite que la pérdida es inevitable e irreversible. No queda otra salida que aceptar la nueva situación sin que elllo implique el olvidar.

Las fases no tienen porqué cumplirse todas, ni sucederse en el orden descrito.

El duelo, dependiendo de las circunstancias y de la relación de importancia con ser que se ha perdido, no tiene porque durar nunca mas de un año. Si los síntomas no van remitiendo o transcurridos los primeros seis meses sigue existiendo una afectación importante en tu funcionamiento a nivel social y de actividades de la vida diaria, sientes la incapacidad para afrontar la pérdida o no ves que puedes alcanzar los niveles previos de bienestar emocional y de funcionamiento general es el momento de ponerse en manos cuanto antes de un profesional de la salud mental que resuelva el problema.

2. Recomendaciones.

  • Se consciente que sentirte triste y abatido es normal e inevitable:  Es importante tener en cuenta que no va a ser eterno y que incluso es necesario para resolver el proceso de duelo.

  • Participa en rituales. Actos religiosos,  funerales, de carácter individual o familiar y  tradiciones ritualistas que existen en todas las culturas ayudan y preparan sobretodo los primeros días, ofreciendo normalmente serenidad y tranquilidad además que de alguna forma puedas sentir que honras la memoria del difunto.

  • Probablemente no sea el momento de tomar decisiones muy relevantes en tu vida  sobretodo en los primeras fases del duelo. No abandones en la medida de lo posible tus actividades diarias. Puedes ir iniciando pequeñas cosas, pero espera a encontrar la serenidad y fortaleza para tomar grandes decisiones para así evitar el riesgo de hacer huidas hacia adelante. Déjate asesorar por tu entorno si lo necesitas.

  • Busca la compañía y la socialización. A través de reuniones familiares o con amigos ya sean formales o  informales te ayudará a no sentirte tan aislado durante los primeros días y semanas del duelo. Es bueno que hables de tu dolor cuando tu lo consideres y te sientas en confianza, valora e intenta adaptarte también a conversaciones y vivencias que nada tengan que ver con tu tristeza, lo mas importante es la compañía y confianza que encuentres en tu entorno. Intentar adaptarte también tu a ellos y no presentarte siempre desde tu rol te ayudará a la larga a tener una red de apoyo mas saludable.

  • Habla en confianza y libertad. Es normal que contar la historia de tu pérdida o hablar de tus sentimientos te reconforte o lo necesites. En ocasiones, puedes no tener ganas de hablar, lo cual también está bien y debe ser respetado. Nadie debe sentirse presionado a hablar.

  • Exterioriza tus sentimientos. Aun cuando no sientas deseos de hablar, encuentra maneras de expresar tus emociones y tus pensamientos. Por ejemplo puedes escribir un diario, en un blog, pintar, componer música, etc… cualquier actividad que te haga expresar y proyectar tu emoción.

  • Ahora mas que nunca debes cuidarte: Puedes tener cierta tendencia al abandono y es importante que empieces a construir tu vida de la manera mas saludable posible, por eso:

A. Cuida tu aspecto físico.

B. Mantén orden en tus espacios y en tu vida.

C. Cuida tu alimentación.

D. Potencia tus relaciones sociales.

E. Ojo!! con el abuso de medicamentos, drogas, alcohol, compras compulsivas, etc..

F. Potencia tus hobbies, especialmente las deportivas o de expresión artística.

G. Modera excesos y posibles ideas extremistas.

H. Intenta mantener un estilo de vida, sobretodo al principio, disciplinada y manteniendo o incorporando hábitos saludables.

H. Cuida tus relaciones, y a tu entorno.

  • Aprovecha tu estado emocional para aportarte mayor autoconocimiento y fortaleza personal. Elaborar las frustracciones, duelos, tristezas, etc..  si lo haces de manera reflexiva, vivida y con intención de superación inevitablemente te otorgará madurez, serenidad, fortaleza y autoconocimiento en tu futuro.

  • Realiza algún deporte o ejercicio físico. El ejercicio aumenta el nivel de endorfinas y supone un agente liberador de tensiones. Lo normal es que te sientas poco motivado; por lo tanto, modifica tu rutina normal si es necesario o pon trampas a tu dejadez.

  • Cuida tu orden alimenticio y su calidad. Mantén buenos hábitos y se metódico con tu alimentación para luchar por tus posibles tendencias de saltarte comidas, la sensación de no tener hambre o por comer comida hipercalórica de absorción rápida.

  • No huyas ni temas expresar tus sentimientos. Si tienes deseos de llorar, no te reprimas. No te preocupes, si por ejemplo escuchar determinadas canciones, contextos o realizar ciertas actividades te produce dolor porque te evoca, esto es algo normal y con el tiempo estos recuerdos serán mas dulces y llevaderos.

  • Repasa la vida y los buenos momentos de la persona perdida. Tranquiliza y reconforta recordar vivencias, anécdotas del fallecido. Si tienes la oportunidad exponlo en común con familiares o amigos. Recapitular un pasado agradable, saber que tuviste una buena relación y que pasaron momentos felices juntos ayuda a superar la pérdida.

  • Realiza una acción o crea un símbolo en recuerdo y/o para honrar su memoria .  Por ejemplo puedes plantar un árbol o una planta, visita un lugar que símbolizó algo en su vida o en la vuestra en común, etc.. o si lo prefieres puedes recordar a la persona con una acción o acto, como participar en una carrera, hacer un viaje, etc…

  • Déjate aconsejar por tu círculo de confianza. Si tienes que tomar decisiones es bueno que busques, sobretodo en las primeras fases, el apoyo y asesoramiento de tus familiares y/o amigos. Ten en cuenta que tu estado emocional no es el estado mas propicio cómo para tener la mente libre de cargas (muchas de ellas inconscientes) que posibiliten la libertad para actuar o decidir cuestiones relevantes.

Si te ha gustado o crees que este artículo puede ayudar a la reflexión compártelo.

A %d blogueros les gusta esto: