Vivencia del duelo: Principio de normalidad y recomendaciones.

El duelo

El duelo

¿Qué es el duelo? ¿Cómo diferenciar un duelo patológico de uno normal? ¿Cómo puedo sobrellevarlo?   etc…

Lo primero que debes saber es que el proceso y  vivencia del duelo es totalmente personal; por lo que tu forma de experimentarlo es única, no obstante conocer al menos de forma aproximada las fases por las que vas a pasar y poder discernir entre lo normal y patológico va a ser una de las principales claves para poder sobrellevar la pérdida y el dolor.

Cómo siempre, recomiendo que ante cualquier situación importante que se presente en tu vida hay que empezar por hacer un análisis de tu situación. En este caso particular sería conveniente comenzar por leer y/o informarse sobre los principios teóricos del proceso del duelo y analizarlo para tu caso particular, teniendo en cuenta el tipo de relación, vínculo, posibilidad de despedida, etc… que has tenido con el objeto de pérdida. En segundo lugar haciéndo un análisis personal que te haga predecir y entender cada momento del duelo; ayuda mucho revisar cómo fueron tus procesos de duelos anteriores, despedidas, frustraciones, estilos de afrontamiento ante situaciones adversas, cómo has echado de menos a seres queridos, etc..

El artículo está dividido en dos partes; la primera parte es una breve introducción sobre las diferentes fases del duelo y principios básicos del duelo no patológico con el objetivo de iniciar la comprensión de la situación y una segunda parte de recomendaciones generales que podrán ser útiles siempre y cuando las adaptes a tu estilo personal, las interpretes y puedas hacerlas propias.

1. Fases y proceso de duelo.

1. Fase de Negación. Niegas a ti mismo que ha ocurrido la pérdida o a través de tus actos o con la relación con tu entorno.

2. Fase de Enfado, Indiferencia o Ira: Te sientes eufórico, normalmente con bastante fuerza vital que la canalizas hacia el enfado, ira o buscando culpables o causas de la pérdida o incluso buscas razones ajenas que expliquen tu estado emocional.

3. Fase de Negociación. Negocias los pros y contras de la pérdida. Intentas buscar soluciones y compensaciones incluso muchas veces sabiendo que en el fondo no es un remedio.

4. Fase de Dolor Emocional. Se siente tristeza por la pérdida. Puedes tener algún episodio o varios de depresión que no serán crónicos.

5. Fase de Aceptación. Se admite que la pérdida es inevitable e irreversible. No queda otra salida que aceptar la nueva situación sin que elllo implique el olvidar.

Las fases no tienen porqué cumplirse todas, ni sucederse en el orden descrito.

El duelo, dependiendo de las circunstancias y de la relación de importancia con ser que se ha perdido, no tiene porque durar nunca mas de un año. Si los síntomas no van remitiendo o transcurridos los primeros seis meses sigue existiendo una afectación importante en tu funcionamiento a nivel social y de actividades de la vida diaria, sientes la incapacidad para afrontar la pérdida o no ves que puedes alcanzar los niveles previos de bienestar emocional y de funcionamiento general es el momento de ponerse en manos cuanto antes de un profesional de la salud mental que resuelva el problema.

2. Recomendaciones.

  • Se consciente que sentirte triste y abatido es normal e inevitable:  Es importante tener en cuenta que no va a ser eterno y que incluso es necesario para resolver el proceso de duelo.

  • Participa en rituales. Actos religiosos,  funerales, de carácter individual o familiar y  tradiciones ritualistas que existen en todas las culturas ayudan y preparan sobretodo los primeros días, ofreciendo normalmente serenidad y tranquilidad además que de alguna forma puedas sentir que honras la memoria del difunto.

  • Probablemente no sea el momento de tomar decisiones muy relevantes en tu vida  sobretodo en los primeras fases del duelo. No abandones en la medida de lo posible tus actividades diarias. Puedes ir iniciando pequeñas cosas, pero espera a encontrar la serenidad y fortaleza para tomar grandes decisiones para así evitar el riesgo de hacer huidas hacia adelante. Déjate asesorar por tu entorno si lo necesitas.

  • Busca la compañía y la socialización. A través de reuniones familiares o con amigos ya sean formales o  informales te ayudará a no sentirte tan aislado durante los primeros días y semanas del duelo. Es bueno que hables de tu dolor cuando tu lo consideres y te sientas en confianza, valora e intenta adaptarte también a conversaciones y vivencias que nada tengan que ver con tu tristeza, lo mas importante es la compañía y confianza que encuentres en tu entorno. Intentar adaptarte también tu a ellos y no presentarte siempre desde tu rol te ayudará a la larga a tener una red de apoyo mas saludable.

  • Habla en confianza y libertad. Es normal que contar la historia de tu pérdida o hablar de tus sentimientos te reconforte o lo necesites. En ocasiones, puedes no tener ganas de hablar, lo cual también está bien y debe ser respetado. Nadie debe sentirse presionado a hablar.

  • Exterioriza tus sentimientos. Aun cuando no sientas deseos de hablar, encuentra maneras de expresar tus emociones y tus pensamientos. Por ejemplo puedes escribir un diario, en un blog, pintar, componer música, etc… cualquier actividad que te haga expresar y proyectar tu emoción.

  • Ahora mas que nunca debes cuidarte: Puedes tener cierta tendencia al abandono y es importante que empieces a construir tu vida de la manera mas saludable posible, por eso:

A. Cuida tu aspecto físico.

B. Mantén orden en tus espacios y en tu vida.

C. Cuida tu alimentación.

D. Potencia tus relaciones sociales.

E. Ojo!! con el abuso de medicamentos, drogas, alcohol, compras compulsivas, etc..

F. Potencia tus hobbies, especialmente las deportivas o de expresión artística.

G. Modera excesos y posibles ideas extremistas.

H. Intenta mantener un estilo de vida, sobretodo al principio, disciplinada y manteniendo o incorporando hábitos saludables.

H. Cuida tus relaciones, y a tu entorno.

  • Aprovecha tu estado emocional para aportarte mayor autoconocimiento y fortaleza personal. Elaborar las frustracciones, duelos, tristezas, etc..  si lo haces de manera reflexiva, vivida y con intención de superación inevitablemente te otorgará madurez, serenidad, fortaleza y autoconocimiento en tu futuro.

  • Realiza algún deporte o ejercicio físico. El ejercicio aumenta el nivel de endorfinas y supone un agente liberador de tensiones. Lo normal es que te sientas poco motivado; por lo tanto, modifica tu rutina normal si es necesario o pon trampas a tu dejadez.

  • Cuida tu orden alimenticio y su calidad. Mantén buenos hábitos y se metódico con tu alimentación para luchar por tus posibles tendencias de saltarte comidas, la sensación de no tener hambre o por comer comida hipercalórica de absorción rápida.

  • No huyas ni temas expresar tus sentimientos. Si tienes deseos de llorar, no te reprimas. No te preocupes, si por ejemplo escuchar determinadas canciones, contextos o realizar ciertas actividades te produce dolor porque te evoca, esto es algo normal y con el tiempo estos recuerdos serán mas dulces y llevaderos.

  • Repasa la vida y los buenos momentos de la persona perdida. Tranquiliza y reconforta recordar vivencias, anécdotas del fallecido. Si tienes la oportunidad exponlo en común con familiares o amigos. Recapitular un pasado agradable, saber que tuviste una buena relación y que pasaron momentos felices juntos ayuda a superar la pérdida.

  • Realiza una acción o crea un símbolo en recuerdo y/o para honrar su memoria .  Por ejemplo puedes plantar un árbol o una planta, visita un lugar que símbolizó algo en su vida o en la vuestra en común, etc.. o si lo prefieres puedes recordar a la persona con una acción o acto, como participar en una carrera, hacer un viaje, etc…

  • Déjate aconsejar por tu círculo de confianza. Si tienes que tomar decisiones es bueno que busques, sobretodo en las primeras fases, el apoyo y asesoramiento de tus familiares y/o amigos. Ten en cuenta que tu estado emocional no es el estado mas propicio cómo para tener la mente libre de cargas (muchas de ellas inconscientes) que posibiliten la libertad para actuar o decidir cuestiones relevantes.

Si te ha gustado o crees que este artículo puede ayudar a la reflexión compártelo.

Anuncios

¿Es conveniente colgar imágenes de mis hijos en Redes Sociales?

Niños y redes sociales

Niños y redes sociales

¿Es adecuado colgar fotos de mis hijos menores en redes sociales?
¿Qué debería tener en cuenta antes de tomar esta decisión?
¿Donde está el límite?
¿Qué posibles implicaciones pudiera tener? Etc…

Cómo ante cualquier situación en la que tengamos que tomar alguna decisión o esta nos pueda afectar en nuestro futuro, siempre hay que empezar por hacer un análisis o reflexión personal, en este caso estará basado principalmente en cuatro elementos;

  • El primero de ellos atendiendo a tus valores, variables de personalidad, creencias, estilo de vida, etc..
  • El segundo fundamentado en la información sobre las posibles derivaciones sociales y legales de la acción
  • El tercero en el conocimiento del medio o de la red de Internet en el que es publicado y
  • por último haciendo un ejercicio de empatía con el menor.

1. Argumentos en contra sobre la publicación de imágenes de tus hijos menores en Internet.

  • La mayoría de las plataformas o redes sociales de Internet en sus términos y condiciones de uso (que normalmente no son leídas) advierten el uso que de la información subida puedan tener. Normalmente las fotos pasan a ser propiedad de la aplicación y en muchas ocasiones los perfiles y fotografías se indexan en buscadores (Google). Lo que significa que podemos dejar de tener control sobre las imágenes y por ejemplo podrían ser encontradas por cualquier internauta incluso habiéndolas eliminado previamente. Tenemos también que tener en cuenta que existen fenómenos tales cómo el conocido Morphing que consiste en editar una segunda foto a través de una encontrada en una red social de un menor en la que se le da una carga de contenido sexual.
  • Los niños aprenden a través del modelaje de sus padres que el exhibicionismo es una conducta normal y adecuada, algo que pudiera poner en riesgo a su hijo cuando alcance la adolescencia.
  • Se puede confundir al niño menor sobre cuales deben de ser las diferencias entre vida intima, privada y social.
  • El niño simplemente pudiera sentir vergüenza, corte o timidez.  Por lo que cualquier publicación de su imagen podría resultar una sobre-exposición.

2. Argumentos a favor sobre la publicación de imágenes de tus hijos en Internet.

  • La publicación de fotos de menores por parte de sus progenitores es legal, siempre y cuando no atente contra la intimidad, dignidad y honor del menor.
  • La publicación de imágenes de un hijo en Internet puede interpretarse cómo un mensaje de orgullo.
  • Es una forma muy cómoda y eficaz para compartir experiencias y el desarrollo de tu hijo con familiares y amigos.

3. Recomendaciones personales sobre las publicaciones de menores en redes sociales en caso de optar por esta opción.

Una vez que los padres de forma reflexiva tienen claro cuales sus motivaciones y que objetivos tienen para la publicación en Internet de fotografías de sus hijos menores dejo unas sugerencias personales y básicas para hacerlo con responsabilidad.

  • Preferentemente utiliza el correo electrónico para compartir fotos o vídeos. Si decides hacerlo a través de alguna otra plataforma revisa sus términos y condiciones y siempre configura la privacidad de tu perfil.
  • No subas o compartas fotos de tu hijo desnudo o en el baño aunque puedan parecerte tiernas.
  • Publica fotos o vídeos en contextos sociales o públicos y evita convertir escenas privadas en una curiosidad pública.
  • No lo hagas muy a menudo y nunca de forma compulsiva o impulsiva.
  • Si utilizas un smartphone revisa los ajustes y evita compartir información adicional de la imagen tales como la ubicación y la hora.
  • Tanto el padre como la madre deben de estar de acuerdo con la publicación de la fotos, siendo este un tema especialmente sensible cuando los padres están separados.
  • A partir de los 7 años aproximadamente informa y pide permiso a tu hijo antes de publicar su imagen.
  • No etiquetar con el nombre del menor la foto.

Si te ha gustado o crees que este artículo puede ayudar a la reflexión compártelo.

A %d blogueros les gusta esto: